‘Winning Time’ trailer se ve igual Boogie Nights de Baloncesto

Ryan Reynolds está dando un paso atrás en la actuación para enfocarse en su papel favorito, ser padre. Y ahora, ha profundizado un poco más sobre por qué ahora es el mejor momento para ello.

“Lo más importante para mí es que no quiero perderme este momento con mis hijos”, dijo el actor de Deadpool a LinkedIn news después de unirse a la plataforma. “Realmente disfruto ser un papá presente. Me encanta llevarlos a la escuela por la mañana, me encanta recogerlos, me encanta tener horas entremedias para concentrarme en lo que realmente me apasiona … pero es un acto de malabarismo “.

Es refrescante ver a alguien en el centro de atención, especialmente a su nivel, saber cuándo pisar el freno para ser simplemente un padre. Y darse cuenta de que no es un descanso, solo un tipo diferente de trabajo. Dijo que todas las exigencias de viajar para filmar le han hecho querer simplemente “vivir como un humano normal” por un tiempo.

Habló de cómo iba a esperar su turno con la esposa de Blake Lively para que nunca estaban haciendo una película, al mismo tiempo, sino que traería con frecuencia a sus hijos a la ciudad que ellos estaban filmando. Ahora que son un poco más viejo, él no’ no quiero eso.

“Ahora que están en la escuela, tienen que tener un horario algo normal”, dijo. “Creo que es realmente importante para su desarrollo”.

Reynolds es en el grueso de ese acto de malabarismo todos los padres de trabajo se pueden identificar. No es como las horas que los niños están en la escuela se acaba de vaciar para él, ya que tiene su empresa de marketing (y tequila negocio, y su negocio de telefonía móvil, y su …) para trabajar.

Reynolds también es como la mayoría de los padres de otra manera, NO extraña la escuela Zoom. Pero, con sus hijos (6, 5 y 2), Reynolds dijo que todo le mostró otro lado de sus vidas.

“Ciertamente no extraño la escuela Zoom”, dijo, “pero fue realmente encantador tener esa percepción y visibilidad de la vida diaria real de mis hijos, y también de mi vida”.

Reynolds todavía tiene más proyectos de cine en su horizonte, así que no es como el que se ha ido para siempre. Pero por ahora, él es sólo un padre, que sigue siendo el papel más difícil que tendrá que jugar.